Hambreee

Hay días en los que no se me antoja nada y sólo como para evitar desmayarme. Pero esos, son los menos, de hecho en un año, puedo contarlos con la palma de mi mano. El caso es que hay otros, en los que puedo comer sin parar, ¡mas que mi papa! Y eso es un extremo. Esta semana ha sido el caso. No se si el frio o la mugrienta hipoglucemia, el caso es que mi ingesta de chocolate ha superado mis limites prestablecidos. Entre mis recomendaciones está obviamente el kit kat, las meriendas Bremen, que son unas barra de chocolate rellenas de cajeta, y el semiamargo de Hershey’s, si en barra, menos dulce que los kisses pero simplemente deliciosos. Todo ello acompañado del tipico recalentado navideño, el pie de manzana, la suculenta comida del comedor y las frituras que tan amablemente nos regalaron los de Sabritas. Y todo con este fondo musical: I Want Candy

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .