Y si hubiera…

Ahora en el umbral de los 30, se pone una a recordar ciertos pasajes de la vida que primero me dibujan una sonrisa y luego… me ponen a pensar y si hubiera… Hoy recordé mi primer graan borrachera. Sí, seguro todos tenemos alguna hazaña similar que narrar. La mía es muy fresa y ñoña (como yo): fue en Valle de Bravo en un antro -goeeeiii- que se llamaba La Pachanga. La denomino la primer grande, porque fue la primera vez que osé besar a un desconocido que ni siquiera se molestó en tomar mi teléfono. Tampoco es que yo quisiera dárselo porque dije: que tal que cuando se me baje me doy cuenta de que no me gusta nadaaaa y que además ¡es refresaaaa! El lunes siguiente, yo aún recordaba con una sonrisa traviesa lo que habia hecho el fin de semana. Llegué a la benémerita institución donde estudiaba y cuál es mi sorpresa que el susodicho estudiaba en el mismo edificio que yo ¡y en el mismo horario! No el mismo grupo ni nada, pero a partir de ese día me lo seguí encontrando diario hasta el día de mi examen profesional. Ahora pienso: y si en vez de esconderme cada vez que lo veía en el pasillo, ¿lo hubiera saludado? ¿Me habría convertido en su amiga, o quizás algo más… ¿y hoy sería la Sra. Legorretaaaaa? ¿Iría a eventos caritativos, al gym y a recoger a mis hijos en mi SUV a su escuela???? Pequeños momentos construyen grandes destinos…

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s