Tengo imán para (o lo que es lo mismo, la vida a modo de Plop!)

He escuchado infinidad de veces a amigos, parientes, coworkers y a mí misma decir: No sé por qué tengo un imán para los jefes malosos, los novios patanes, los choques, la gente loca, las amigas traidoras, las suegras metiches, las víboras de oficina -Godinvoras-, etc, etc. Y por ahí vamos quejándonos, lamentándonos y lamiéndonos las heridas. Una vez mi psicóloga me dijo: Lo que te choca, te checa. Y el muro de Berlín se cayó frente a mí. No es que sea imán, sí quizá hay algo de cierto en la ley de la atracción pero creo que más bien tiene que ver con que a cada acción corresponde una reacción o a que son lecciones que tenemos que aprender en la vida o a que creemos que alguien es un maloso patán cuando de algún modo, sin darnos cuenta, estamos alimentando ese comportamiento. Y todo el chiste para terminar con ese imán es aprender la lección, es descubrir esa actitud, comportamiento, onda, maña, modo (¡auxilio, me está dando un AdelaMicha!) que nutre la malaondez del otro. Si no la aprendemos y nomás huimos, cortamos, renunciamos… la historia se repetirá hasta que nos caiga el 20 y parezca un imán o karma que estamos pagando. Y Plop! solo era una tontera que necesitaba afinación.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s