Personalidad de gorditas

Tiendo mucho a poner estereotipos, lo sé. Y uno de los que siempre encuentro casi en cada grupo social al que me integro es a la gordita genérica: no importa si es mucho, poco o nada su sobrepeso, son personas que se cierran mucho, tanto física como mentalmente. Siempre cruzan los brazos o se la pasan cerrándose el suéter como si se les fueran a meter los malos espíritus por el pecho. Al sonreír, inflan los cachetes. Siempre están a dieta o cuidándose pero siempre están comiendo algo. Se enferman mucho de cosas comunes que en sus vidas son algo graves. En ellas una gastritis es dolorosísima, por ejemplo. Recurren o al menos tienen fijaciones temporales con alguna corriente alternativa. Un mes ya van a ser vegetarianas y al otro se están devorando un t-bone. Son turbo sensibles y tienen delirio de caerle mal a la gente. En su mente siempre hay alguien que les tira mala onda. Son “felices” con su cuerpo pero en el fondo no le gusta nada, al menos eso proyectan sus gestos y ademanes. Pero cuando están de buenas son la chispa andante y nadie nos hace reír más que ellas con su mezcla de ternura y simpatía no intencional, se ganan los corazones de la gente y por eso todos somos capaces de tolerar los no tan buenos ratos.
Tengo tan definido el perfil en mi mente que quizá algo o todo de esa personalidad hay en mí o había y quizá por esa gordita interior es que me he peleado tanto con la báscula. A saber.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s