Los marcones

Hoy toca hablar de los que yo llamo “marcones”. Dícese de la gente que se autovalida de manera proporcional a la cantidad de marcas que exhibe en su atuendo. Me acordé porque hace poco vino una vendedora de estudios de mercado a la oficina y lo segundo que noté de su persona, fue su bolsón Coach que vi en el outlet en 300 dólares, ¡en el outlet! En la segunda reunión apareció con una Louis Vuitton. Y no solo es la bolsa, si me pongo exquisita el calzado no baja de los dos mil pesos, anda enjoyada y su cabellera tiene más productos que una alacena de esteticista. Fuera de eso la mujer es muy simpática y hasta sencilla, ¿entonces para qué se adorna tanto? Confieso que en la universidad sí me dio por ser una marcona, sobre todo con mis playeras. Mis blusas siempre dan el statement de mi estado de ánimo o mi preferencia del momento y por lo tanto, en la universidad, que intentaba si no pertenecer, al menos pasar como normal en una escuela que parecía sala de gestación de marcones, pues caí en la trampa y lucía orgullosa mis playeras A/X, Abercrombie, Guess y otras. Hoy, a las que sobreviven, las uso de pijama y mis playeras cuentan el chiste por sí solas.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s