El lujo en los dosmilesdieces

Mis caminatas matutinas me están acomodando las ideas. Un movimiento telúrico de orden laboral me hizo replantearme mi plan de carrera profesional, esa cosa que había metido en un cajón abajito de la zona de confort. Pero bastó una sacudida para reaccionar y voltear a ver el panorama. Al principio sentí pánico, pero conforme han pasado los días y los kilómetros caminados me he estado haciendo consciente de lo que sé hacer, de las habilidades y conocimientos que he adquirido en estos 10 años de aparente confort. Y entonces, la idea vino a mi mente. Pensar en un proyecto en el que invierta ciertos años de mi vida y que sea nada más y nada menos que mi plan de retiro. Un proyecto que llegados esos cinco años me de lo suficiente para vivir el verdadero lujo de los dosmiles: una vida cómoda sin trabajar; porque eso de trabajar doce horas diarias para poder estrenar un auto con bluetooth integrado, no es lujo, es tontería. Y allá voy. 

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s