Reto papaya

Con esta novedad empecé la semana. Una dieta de shock que prometía una drástica pérdida de peso, igual de drástica que su contenido calórico. Así la bautizamos. Día uno: comer solamente papaya. Y debo decir, que hoy, a una semana de haberla empezado, lo recuerdo como un día divertido. Al ser el día más rudo, la empezamos en domingo para no desquitar nuestras frustraciones con los compañeros de oficina. Nos enclaustramos el domingo, nos armamos de series y películas que teníamos pendientes por ver y nos concentramos. Como a las 8 de la noche yo ya sentía que me les iba; el problema es que no me gusta la papaya, entonces comía menos de las que debería. Pero logré concentrarme, y en tres episodios de Downton Abbey, acabé con el último tazón del día. Los días que siguieron no se hicieron más fáciles, es un dieta con cero carbohidratos y muchas proteínas. Descubrí que en Superama venden buenos cortes de carne, que el té de Get Lost de Republic of Tea, realmente aliviana la ansiedad por el dulce y gracias a él, a las porras y el ejemplo del novio y a mi concentración mental (eyes on the price) hoy por primera vez siento tanta emoción que hasta me quiero volver a subir a la báscula.

Mis conflictos cuando hago dietas tan rudas son salir y comer en lugares públicos pues por mucho que los restaurantes cada vez ofrezcan más opciones light, difícilmente alguna se adapta a lo permitido en la dieta. Pero hace poco aprendí de un colega publirrelacionista, que uno puede llegar al sitio y pedir el platillo adaptado a la dieta, te buscas lo más parecido y pides que quiten lo que no puedes comer, ojos que no ven, antojo que no despierta. Y si de plano no hay lo que puedes comer, lo pides, nada pierdes con intentar. (Fue muy chistoso cuando lo vi hacer eso, porque sentí un poco de pena ante el mesero pues si yo hubiera estado de ese lado, no habría evitado pensar: ¿Por qué no mejor se lo prepara en su casa? Ji, ji). Y así fue. Salí dos veces con amigos y superé la prueba sin sentir feo y disfrutando las porciones que me tocaban.

Hoy todo es felicidad y es de esos días en los que mi cuerpo me hace pensar que llegar al peso ideal es posible, ya veremos.

Peso actual: 60.3
Por bajar: 6.3 kg
Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s