El dolor

Cuando entras en urgencias, una de las primeras cosas que te piden es que puntúes tu dolor en una escala del uno al diez (…) recuerdo una vez, al principio, que no podía respirar y sentía que el pecho me ardía, que las llamas me devoraban por dentro de las costillas (…) una enfermera me preguntó por el dolor, y como ni siquiera podía hablar, le mostré nueve dedos.

–¿Sabes por qué sé que eres una luchadora? Porque has dicho nueve, cuando era diez.

Pero no era del todo cierto. Había dicho nueve porque quería reservarme el diez. Y ahí estaba, el gran y terrible diez, golpeándome una y otra vez mientas, tumbada en la cama, inmóvil y sola, miraba el techo fijamente, y las olas me lanzaban contra las rocas y volvían a arrastrarme hacia el mar para poder lanzarme otra vez contra el recortado acantilado, y me dejaban flotando boca arriba en el agua, sin ahogarme.

Esta vez no habrá reseña de Bajo la misma estrella porque me resulta imposible describir las distintas áreas del corazón que esta historia ha tocado, solo sé que el dolor, las despedidas e incluso el amor nunca alguien los había descrito tan bien para mí como lo hizo esta historia. Y sí, quizá no he leído suficiente poesía o literatura o quizá no sea yo la más erudita y conocedora de la historia del cine, pero no escribo para lucirme sino para contarle a alguien más, que deambula en internet, como a mí me gustaría que me contaran las cosas.

Lo que opiné de la novela en la que está basada esta película, esta aquí.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s