¿Me dejas hablar?

O como yo le llamo: cosas que aprendí de escuchar discutir a la gente.

La verdad es que soy de esas personas que evade el conflicto lo más posible. Ya fui a terapia y es un authority issue en el que no vamos a ahondar en este post.

La cosa es que no me gusta discutir, pero me he cachado varias veces escuchando discusiones ajenas buscando patrones. Y el que más me llama la atención es cuando llegan al punto en el que uno de los interlocutores irrumpe con la frase: “¿Me dejas hablar?” Y me encanta porque es la señal inequívoca de que ya ninguno de los involucrados está escuchando al otro ¡ni a sí mismo!

Nos enfrascamos tanto en defender nuestro ego herido que cualquier articulación racional se pierde y reclamamos al otro que nos escuche cuando quien no está escuchando es nuestra mente y sensatez.

Poca gente es en realidad un buen discutidor; de esos que escuchan sin juicio emocional y utilizan el argumento del otro para formular el suyo. En eso es en lo que me gustaría convertirme y sé que el mejor camino es entrenar a mi cabecita a escucharse a sí misma antes de pelearse por nimiedades. El siguiente paso será aprender a escuchar a los demás sin selección de contenido (o sea no nomás lo que me interesa sino lo que el otro siente necesidad de contarme) y en un nivel avanzado, ponerme a discutir. Algún día.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s