La vida es un panqué

O lo que es lo mismo: algo que pensé cuando me ofendí porque se ofendieron de que nos ofendimos porque no circularemos un día.

panque-casero

Cuando queremos agarrar una bronca, tendemos a exacerbar esos aspectos que suceden al extremo y que son eso, un extremo y en realidad todo lo de dentro es una esponjosa y deliciosa masa donde estamos la mayoría de nosotros y nuestros casos (en este caso, el de necesitar o no un coche).

O sea que, antes de salir y publicar, compartir o comentar, versiones parciales de historias y decisiones que no tomamos nosotros, mejor volteemos hacia ese lado de la solución y apoyémonos unos a otros a enfrentar esas decisiones en las que – la mayoría de nosotros – no intervenimos.

O sea, démonos aventón o enseñémonos a andar en bici o en pesero o a cruzar la calle.

Y si por el título de este enredoso post a usted se le antojó un panqué, aquí le dejo una receta deliciosísima.

Paz.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s