El problema de las expectativas parte 2

Iniciaré este post con una fuerte declaración:

A mí sí me gustó el final de Game of Thrones.

Empecé a ver GOT por allá del 2011 cuando ya se había terminado la primera temporada o estaba por terminarse y cuando yo me acababa de mudar a mi primer departamento comprado y con un saldo de -2 pesos en la cuenta de banco.

Entonces, sobra decir que la vi gracias al festival de Torrento y que tuve que ver dos veces el primer episodio porque no le agarré la onda a la primera.

Siempre me han gustado las producciones en ambientes medievales, con vestuarios rústicos y escenografías toscas. Por eso seguí la recomendación de Mario quien me dijo que le había gustado y como rara vez algo le gusta muuucho, pues confié. Y qué bueno.

GOT ha sido parte de la historia de Luis Chacho y mía. Al año siguiente lo conocí y quizá al año siguiente, para la cuarta temporada, le dije lo importante que ya era la serie para mí y lo mucho que significaría para mí que la viera. Lo convencí, lo mantuve despierto durante todo el primer episodio, resaltando los momentos que eran clave y entonces empezó el viaje de ver juntos los episodios.

Ahora siento curioso que esas dos primeras temporadas que vi del internet, con semanas de retraso, las vi libres de spoilers. Pero todo cambió en el episodio nueve de la tercera temporada: Red Wedding.

Fue la primera vez que vi spoilers que realmente me afectaron y esa misma semana contraté HBO y empecé a verla cada domingo a las 8 de la noche.

Luego, entré a trabajar a un periodico donde trabajaba los domingos y salía a las 8:30 de la noche. Afortunadamente la oficina era lo suficiente cerca de casa para salir corriendo a las 7:52 y llegar a ver mi momento favorito de los domingos:

 

Sin embargo, sí tuve que quedarme a ver algunos episodios en la oficina pero eso se compensó con el privilegio de escribir de la serie como parte de la chamba.

¿Por qué me gustó el final?

Ahora bien, tomando en cuenta todo este cariño y el viaje que ha sido durante ocho años esta serie, debo ser justa con ella. Y sí, yo también sentí que los penúltimos tres episodios pudieron ser seis y resolver los conflictos con más paciencia y detalle – como nos tenían acostumbrados – pero tampoco creo que se hayan “desdibujado” los personajes, como dicen quienes se están rasgando las vestiduras porque el final no mostró las teorías en las que han creído ciegamente desde que alguien se las platicó.

Creo que juzgar un final porque no cumplió tus expectativas de la trama, es un poco infantil. A mi parecer, los personajes clave tuvieron su cierre, las profecías se cumplieron y los momentos importantes cumplieron su propósito. Por ejemplo: el entrenamiento de Arya sirvió para matar al villano más cabrón e inmatable de la serie, que Jon regresará de la muerte, sirvió para que pudiera matar a Daenerys burlando la seguridad de Drogon y que eso ayudara a “romper la rueda” (nadie heredará el trono sino lo ganarán por votación). Los inválidos, tullidos, bastardos y renegados encontraron su lugar en la mesa del consejo… y eso ¡está bien padre!

Gracias Game of Thrones por todos los momentos que me diste para teorizar, conspirar, por romperme el corazón, robarme el aliento, sacarme lágrimas, provocarme taquicardia y darme una emoción 8 domingos al año.

 

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s