Globo ponchado

Una vez pasado el shock de la radiación, del encierro de 10 días, la primera salida de mi casa fue al súper (así son de glamurosa) y sorpresa: me caí de nuevo, pero ahora sí me ayudaron a levantarme y activé la alarma de la tienda por la radicación remanente, lo bueno que llevaba conmigo un permiso del ejército para ser radioactiva. No sé si todos los que pasen por eso, tengan que andar así por la calle, fue una experiencia muy desconcertante.

Mi cuerpo era una montaña rusa de hormonas, la verdad me sentía peor. Todos los días me sentía como si hubiera corrido un maratón (ahora sé que siente al menos correr 10k) y no dormía bien porque aún tenía taquicardia. El doctor me explicó que lo que pasó con mi tiroides fue como ponchar un globo de agua, por lo que toda la tiroxina se regó por mi cuerpo, así que sí, estaba peor. Y debo confesar que para cuestiones laborales también fue difícil porque físicamente no me veía mal y llevaba dos semanas sin trabajar así que se esperaba mi máximo rendimiento y era cuando más difícil me estaba siendo todo. Estaba más gorda que nunca, ya tenía casi 10 kilos encima, nada de mi ropa me quedaba, mi cara estaba abotagada, no quería salir de mi cama, se estaba tan feliz abajo de las cobijas y el mundo era tan cruel. Recordemos que tenía que ir con todo mi exceso de peso y mi agotamiento a ver lo feliz que eran mi ex novio y mi ex mejor amiga en su floreciente romance. Un terror total. Pero el doctor me lo prometió, peor que eso no volvería a estar y así fue.

En mayo (cinco meses después) por fin dejé de tomar cortisona pues mi corazón estaba retomando un ritmo normal y mi cuerpo estaba a punto de desechar lo último de tiroxina que quedaba regada.  Era talla 13. Y entonces sí venía lo bueno: la dieta que me regresaría a lo más cercano que se pudiera de mi peso original y aquí es donde empieza lo divertido.

Olen naimaton

Al mes de tomar Cortisona mi cuerpo estaba listo para el verdadero tratamiento para mi Bocio tóxico difuso, o algo así se llamaba mi achaque. La aventura consistía en tomar 100 mililitros de Iodo radiactivo que eliminaría la tiroides de mi cuerpo. Había que tomar esa decisión radical pues mi hormonita ya estaba en el punto sin retorno. Y así fue. Llegué al hospital donde me recibieron con los brazos abiertos. El doctor me explicó que tenía que entrar a un cuarto con paredes de plomo (!), sacar el frasco del baúl -de plomo-, tomar todo el contenido y volver a guardar el frasco en el baúl. Una vez hecho eso, debía evitar el contacto con cualquier persona a más de tres metros, por lo que pasaría 10 días encerrada en mi cuarto, comiendo en platos desechables, poniendo mi basura en una bolsa negra que debía cerrar perfectamente y dejar en la puerta de mi cuarto. También me dejaban la comida en la puerta, era como ser un exiliado en tu propia casa.

Aunque para nosotros los inactivos con cierta adicción por consumir películas y series, también fueron días maravillosos para ver maratones y películas que duraban más de tres horas. ¡Vi dos veces Lo que el viento se llevó! Incluso encontré en una página de internet cursos para aprender finlandés: Mina olen Lucy. Mina olen naimaton. Algo así se decía me llamo Lucy y soy soltera. Frases que una debe dominar en cualquier idioma pues una nunca sabe donde se presentarán las oportunidades.

En ese momento, según yo me sentía perfectamente, pero tiempo después caí en la cuenta que una persona que se siente bien, no podría pasar 10 días encerrado tan feliz como yo me la pasé. Y pues sí, necesitaba dormir y descansar mucho. Hacer reposo total y no me quedó de otra. Obedecí y mi cuerpecito se dejó.