Top 10 basic reading bitch

Quizá el título no tiene mucho sentido pero significa que si alguien llega y me dice: “mira Lucy, la verdad es que he enfocado mi esparcimiento en las novelas del dos y no he leído más que lo que me dejaron leer en la secu”, yo le daría esta lista de lo que para mí, son los 10 libros básicos para la mujercita de hoy. (Y si no han leído Mujercitas, pues empiecen por ahí).

1. Tokio Blues de Haruki Murakami

Pocos logran retratar la soledad y el anhelo de una relación como lo hace este señor en este libro ya medio choteado por el lector de pose. Pero vale la pena, sin que lo sepan las redes sociales, leerlo, disfrutarlo y viajar tantito a Japón con él. Algunas consecuencias será: querer escuchar Jazz, a The Beatles, comer ramen y viajar en tren.

2. Yes! Please, de Amy Poehler

Es la inspiración perfecta para recordar ese viejo cliché que funciona y que nos recuerda que la meta máxima es vivir de hacer realidad nuestro sueño. Y que no importa si somos chaparras, gordas y no parecemos Kate Upton, los sueños están ahí disponibles para todas. Posibles consecuencias: reír a carcajadas y querer renunciar a ese trabajo monótono y explotador.

3. Orgullo y prejuicio de Jane Austen

Solo es poooor si acaso no lo han leído para que no crean que Stephenie Meyer o E.L James son genios de la literatura que vinieron a revolucionar el mundo del libro para jóvenes.

4. Harry Potter de J.K Rowling

Sí, son libros para niños, pero si no han abierto un libro en su vida (tengo constancia de casos reales) pues no estaría mal empezar por aquí y ponerle un poco de magia e ideas ordenadas a su vida.

5. Estupor y temblores de Amelie Nothomb

Solo para que vean a quien le quiero fusilar el estilacho. JA.

6. Eleanor y Park de Rainbow Rowell

Para recordar lo que es enamorarse de la pubertad. Muy sencillo, muy facilito de leer. Por algo se empieza. Ya luego se avientan con los de Ian McEwan o así.

7. Steve Jobs de Walter Isaacson

Cuando lo leí, aturdí a mis hermanas con citas y anécdotas del creador de Apple que siento yo que inspirar para la vida laboral. Y porque lo que más se me quedó grabado fue: “No te conformes. Sal y persigue el trabajo de tus sueños. Tus sueños. Nunca te conformes”, o algo así.

8. Remind Me Again, Why I Need Men de Claudia Carroll

Este libro me lo encontré en una librería en Londres a principios de los dosmiles y mientras lo leía, literalmente tenía que cerrarlo para reír, tranquilizarme y seguir leyendo. Y porque sí, me ayudó a descubrir que cuanto más soltera, feliz y completa te sientes, más lista estás para abrir tu corazón y compartirlo con alguien. Irónico, ¿no?

9. Spark Joy de Marie Kondo

Porque si van a andar repartiendo memes de que prohibe tener más de 30 libros por lo menos lo hagan documentados. Y no, no recuerdo que lo mencionara en el libro. Me habría traumado.

10. 100 años de soledad de Gabriel García Marquez

Porque en Latinoamérica hay grandes escritores y por un lado se tiene que empezar. Además, el paseo por Macondo es de lo más mágico y divertido.

El Pacific Crest Trail vs. Periférico Sur

La única certeza que tenemos en la vida es el cambio. ¿O no dicen así?

Y aplica.

Hace seis meses cambié de trabajo. Si fue una buena o mala decisión, se elaborará sobre ello en otro post.

Lo que ahora atañe es todo el viaje que ocurrió alrededor.

Porque de caminar menos de 10 cuadras para ir a trabajar pasé a cruzar 10 kms diarios para llegar a la oficina.

Y además me deshice del coche para deshacerme de deudas. No las acabé, pero me eso me dio un respiro que realmente necesitaba.

Financieramente cometí muchos errores, principalmente el de la negación. El de creer que seguía teniendo el mismo ingreso en un año donde varios proyectos se cayeron. Y por eso tuve que tomar decisiones radicales.

Una de las cosas que más me atormentaban de pasar tanto tiempo “conmuting” era que lo sentía como tiempo perdido.

Entonces me acordé de los libros. Empecé intentando “leescuchar” audiolibros pero no me funcionaron porque ir viendo el paisaje incitaba a mi mente a divagar y terminaba poniendo atención a todo menos al libro.

Pero después llegué a los iBooks, entre los que tenía “Wild. From lost to found on the Pacific Crest Trail” de Cheryl Strayed. (También está la película con Reese Witherspoon por si gustan).

Las memorias de una mujer que tras vivir la muerte de su madre emprende una aventura extrema para reencontrarse consigo misma.

Ella cuenta cómo caminó casi 300kms por la costa oeste de Estados Unidos cargando una mochila que probablemente pesaba más que ella misma, enfrentando sus miedos y viviendo sin más que con lo que traía cargando.

Mi caso no es ni un 10% así de radical, pero también me tocó enfrentar mis propios miedos al transporte público y a sobrevivir el día lejos de casa a más de 10kms sin mi cochecito preciado con el que podría salir corriendo. Aquí al pie del periférico esperando el camión con la gabardina que cargo diario en la mochila, más mi comida, colación y demás provisiones que se necesitan en el día.

He tenido coche desde los 18 años, generación X donde se le inculcó a uno que el principal síntoma de éxito era hacerte de tu medio de transporte y sin concebir una vida en la que no me moviera sino era en auto.

Y quizá haya quienes digan “ay pobre clase mediera y sus crisis absurdas, no sabe nada” y quienes digan “¿Cómo, hay gente sin coche? ¿Cómo viven?”, sí, lo he escuchado.

Pero al ser esto un blog personal, toca poner mi propia reflexión y darme chance y reconocerme el viaje que me ha tocado enfrentar. Agradecer a mis papás que se sobaron el lomo para que yo viviera una vida tan cómoda donde no tuviera que pisar un metro o hacerle la parada a un microbús y a mí por adaptarme a este estilo de vida si tantas neurosis ni flagelarme con la idea de haber fracasado en la vida.

Entiendo que es una etapa y que aunque ahora no me sienta como la persona más exitosa en la vida (no solo por el tema de tener o no coche sino por otras cosas mas) sé que me toca aprender una lección y estoy tomando mis apuntes.

Peace with myself.

El secreto

Siempre he creído que tengo poderes.

Al menos el poder de pedir una cosa y que se cumpla. Primero pensaba que era porque tenía unos papás maravillosos que me cumplían todos mis caprichos, pero conforme ha avanzado la vida y he dependido menos de su provisión, me he dado cuenta que en gran parte es porque el universo, Dios o la vida me ponen al alcance las cosas que deseo con el corazón.

IMG_0278

Por ejemplo Nueva York, durante algunos años, cada vez que sentía ganas de ir, se aparecía una oportunidad, ya sea por trabajo o por ofertas, gracias a las que lograba pisar esa ciudad que tanto amo.

Así me pasó con Japón, Maili (mi gatita) y más recientemente con un libro.

IMG_9032

Cambié de giro laboral y me angustiaba mucho no saber tanto de la nueva industria a la que me uní. Entonces pensé: “seamos autodidactas”.

Y como mi forma de aprender, debido a mi generación X, es mediante libros; busqué en iBooks y Kindle algo que pudiera ayudar. Y fue así como llegué a The Song Machine: Inside the Hit Factory que salió el año pasado, escrito por John Seabrook, un periodista de la revista The New Yorker, donde describe los últimos 30 años de la música pop. Cómo surgieron esos hits y esos fenómenos musicales así como muchos, muchos datos que estoy tratando de aprenderme como si me fueran a hacer un examen de ese libro.

Apenas llevo el 30% leído y ya siento como si me hubieran dado una clase de la industria musical. Cada vez que lo abro o lo escucho (el audiolibro está incre porque el locutor tararea las canciones) me da emoción por lo que voy a aprender hoy.

El universo me quiere y yo a él.

La culpa la tienen las estrellas

The fault in our stars es el libro más bonito que he leído desde Tokio Blues. Y sí, ya sé que hoy en día los que no leen ya superaron a García Márquez como su quesque autor favorito y que mi adorado Murakami ha ocupado su lugar. Es el segundo libro que leo de John Green y me quité el sombrero. Primero leí Buscando a Alaska y me gustó mucho su estilo sencillo, natural, su retorcido sentido del humor, pero ahora con Bajo la misma estrella, sumó a ese talento la capacidad de describir el dolor como pocos autores lo logran. Es como si él mismo lo hubiera sentido, pocos son capaces de describir esos dolores tan invasivos en el cuerpo, que te hacen olvidar incluso quien eres y los buenos sentimientos que viven en ti. Y él lo logra de forma magistral.

Hazel Grace es una chica de 17 años con un cáncer que empezó en la tiroides y bajó a los pulmones, por lo cual ahora vive sujeta a un tanque de oxígeno permanentemente. En el grupo de apoyo para adolescentes con cáncer, conoce a Augustus, un chico que sufrió osteosarcoma que lo llevó a perder una pierna. En medio de las pérdidas, el dolor y el cuerpo que no responde, ellos encuentran el amor cómplice que tanto me gusta leer y ver en las pantallas.

Creo que sin recurrir a situaciones sobrenaturales (vampiros), Green logra retratar una historia de amor más profunda, emotiva y al mismo tiempo desgarradora que cualquiera de los demás autores contemporáneos de literatura juvenil han hecho.

La mejor noticia es que va a ser película y yo había procurado mantenerme alejada del trailer hasta no haber leído el libro. Lo terminé la semana pasada y, hoy lo vi. Por un segundo me preocupé de que me fueran a cachar llorando en la oficina frente a la computadora, pero no pasó. Debo decir que mientras leí el libro, me mantuve estoica, sin derramar una lágrima. Lo leí con la dignidad y aplomo que Hazel me enseñaba, pero al ver la historia moverse y sonar, no pude resistirlo.

La protagonista será Shailene Woodley y creo que es de las contadas estrellas juveniles que además de saber posar en las alfombras rojas, también sabe demostrar emociones, o sea actuar.

En ti tengo puestas mis esperanzas.

Creo que tenemos una opción en este mundo en cómo contar las historias tristes. Por una parte, puedes disfrazarlo. Donde nada están tan arruinado que no pueda arreglarse con una canción de Peter Gabriel…